Catedral de Málaga: Tesoros ocultos en su historia

La Catedral de Málaga, también conocida como la Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación, es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad. Su imponente estructura gótica y sus magníficas vidrieras atraen a visitantes de todo el mundo, pero lo que muchos desconocen son los tesoros ocultos en su historia.

¿Por qué le falta una torre a la Catedral de Málaga?

La Catedral de Málaga, conocida oficialmente como la Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación, es uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad. Sin embargo, muchos se preguntan por qué le falta una torre. La respuesta es que solamente se levantó la torre norte, mientras que la torre sur quedó inacabada.

Las leyendas que se cuentan entre malagueños y turistas son innumerables, pero todas coinciden en la misma causa: la paralización de las obras se debió a la repentina escasez de recursos económicos. En ese momento, la ciudad no contaba con los fondos necesarios para completar la construcción de la torre sur, por lo que se decidió dejarla tal y como se conserva actualmente.

¿Por qué le dicen La Manquita?

¿Por qué le dicen La Manquita?

La Catedral de Málaga, conocida popularmente como La Manquita, es un templo que se encuentra a medio construir. Al observar su fachada, se puede apreciar que solo una de sus torres está completamente finalizada, mientras que la otra se encuentra a medio construir. Esta peculiaridad fue lo que motivó a los malagueños a darle el apodo de La Manquita, ya que su aspecto se asemeja a una persona manca o sin brazo.

La construcción de la Catedral de Málaga comenzó en el siglo XVI, pero debido a diversas circunstancias, como dificultades económicas y conflictos políticos, la obra quedó inconclusa. A pesar de ello, la catedral es considerada una joya arquitectónica y uno de los principales iconos de la ciudad de Málaga.

¿Qué representa la Catedral de Málaga?

¿Qué representa la Catedral de Málaga?

La Catedral de Málaga, también conocida como la Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación, es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad. Su construcción comenzó en el siglo XVI sobre los restos de una antigua mezquita y se prolongó durante varios siglos, lo que le otorga una interesante combinación de estilos arquitectónicos.

El edificio destaca por su imponente fachada principal, de estilo renacentista, que cuenta con tres puertas enmarcadas por columnas corintias. Los detalles escultóricos de las puertas también son dignos de mención, ya que representan a los patronos de Málaga, San Ciriaco y Santa Paula, así como la Anunciación del Señor, obra labrada en 1743 por el escultor barroco Antonio Ramos.

En su interior, la Catedral alberga numerosas capillas y altares, así como una impresionante colección de arte sacro. Destaca especialmente el Altar Mayor, de estilo barroco, que alberga una imagen de la Virgen de la Encarnación, patrona de la ciudad. También es posible visitar el Museo Catedralicio, donde se exhiben valiosas piezas de arte religioso, como pinturas, esculturas y objetos litúrgicos.

La Catedral de Málaga es un importante centro de culto religioso, pero también es un lugar de interés turístico y cultural. Su belleza arquitectónica y su rica historia la convierten en una visita obligada para los amantes del arte y la historia. Además, su ubicación en el corazón de la ciudad la convierte en un punto de referencia importante y en uno de los símbolos más representativos de Málaga.

¿Cómo se le dice a la Catedral de Málaga?

¿Cómo se le dice a la Catedral de Málaga?

La Catedral de Málaga, también conocida como ‘La Manquita’, es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad. Su nombre oficial es la Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación y su construcción comenzó en el siglo XVI, pero no fue finalizada hasta el siglo XVIII.

La catedral, de estilo renacentista y barroco, destaca por su fachada principal, que cuenta con una gran portada y una torre campanario de estilo neobarroco. Sin embargo, lo que más llama la atención es que solo tiene una torre, ya que la segunda torre sur quedó sin construir. Esta falta de una torre le ha dado el apodo de ‘La Manquita’.

El interior de la catedral también es impresionante, con una nave central y varias capillas laterales. Destacan el coro, con su sillería de madera tallada, y el altar mayor, que alberga la imagen de la Virgen de la Encarnación. Además, la catedral alberga una serie de obras de arte, como pinturas y esculturas, que datan de diferentes épocas.

Ir arriba